• Mariano Nieto

Abrazar el "sin sentido" de nuestra vida

Como todo ser humano, he tenido mis momentos de reflexiones existenciales sobre la vida misma, los cuales muchas veces me han llevado (y me siguen llevando) a callejones sin salida, donde el raciocinio no es la respuesta como acostumbramos en la mayoría de nuestros problemas del día a día.


Por tal motivo, recuerdo como si fuese ayer una historia que me contó mi padre hace ya muchos años, en uno de esos días que quería “resolver” los misterios del universo:


En los días otoñales en el mar mediterráneo, en cualquiera de las playas de la costa española, se pueden apreciar diferentes matices que con el ajetreado turismo, uno/a no poder percibir. Podemos decir que se pueden convertir en el templo improvisado para los grandes pensadores, escritores o filósofos del lugar, que pasean solitariamente en busca de esa gran dosis de inspiración para tener la certeza a sus grandes premisas.

Pues bien, en una de esas tardes, se hallaba un gran filósofo respetado de la zona, sobre todo conocido por sus grandes consejos y reflexiones. Pero esa tarde, se le veía angustiado, algunos pescadores lo observaron horas y horas deambulando por la playa desesperado, hablando solo con aspavientos, ¡como si el mismo Belcebú lo intentase poseer! Ante el asombro de los lugareños, uno de ellos se le acercó al pobre hombre y le pregunto si iba todo bien, a lo que este le contesto:

Filosofo: si gracias, todo está bien. Simplemente estaba haciendo una de mis meditaciones acerca de si había vida después de la muerte, qué sentido tiene la vida misma, habrá vida en otros planetas… y hoy por más que medito no soy capaz de encontrar una respuesta absoluta.

El pescador, que ya con sus vestimentas hacia ofrenda a su sencillez, se sonrió a lo que le contesto al filósofo:

Pescador: Amigo mío, es mucho más fácil, que hagas un hoyo en la arena de la playa y metas toda el agua del océano ahí, antes de que alguien te responda con exactitud a esas respuestas.

Después de esta reflexión, me gusta pensar que formo parte de una naturaleza tan inmensa, que mi inteligencia probablemente nunca llegue a entender en esta vida, ni siquiera a raspar los misterios que esconde. Lo cual me hace volverme muy humilde y me hace bajarme mi ego, ejercicio que deberíamos de hacer un poco todos como sociedad. Pecamos de creernos muy inteligentes y saberlo todo, señalando enseguida al que consideramos “ignorante” o “tonto”, cuando en verdad todos somos ignorantes de lo primordial, que es que nadie sabe a ciencia cierta que hacemos en esta bola azul dando vueltas por un universo enorme.

Dicen que el agradecimiento es una de las fuentes de la felicidad. Por ese motivo queria hacer un pequeño homenaje a aquellas personas, que sin ellos saberlo,me enseñaron la "Cara B de la Vida". Aqui mi pequeño tributo, ya que parte de "culpa" de que haya creado este blog, es de ellos.

Sobre mi

Un día recibí el siguiente consejo: ​

​Vive tu vida como si fueras el héroe de tu propia película, imagina que un equipo documentalista está siguiéndote por todas partes y esta analizando cada acto y decisión que tomas, por tanto, sabiendo esto, escribe lo que quieres conseguir y dirígete a ello.

Read More

 

Únete a la Cara B!

© 2023 by Going Places. Proudly created with Wix.com

  • LinkedIn - círculo blanco
  • White Facebook Icon